Rueda que te rueda…

Todas y cada una de las piezas de un skate son vitalmente importantes para el buen funcionamiento del mismo. Pero si hay un gran olvidado en el material del skate, son los rodamientos (junto a los tornillos, pero bueno, simplemente cumplen su función).

Los rodamientos son una parte más importante de lo que pensamos. Estas pequeñas obras de ingeniería ancestral no solo nos permiten patinar con mayor o menor velocidad o suavidad, sino que son los que se encargan de aguantar nuestros planchazos en los trucos, derrapes, aguantar nuestro peso… Aunque resisten mucho más de lo que creemos, de nosotros depende que su vida pueda ser mucho mas larga o mucho mas corta.

Vamos a dar unos cuantos consejos sencillos y baratos para poder limpiar tus rodamientos, alargar un poco su vida y su capacidad de deslizamiento.

Primero: Antes de nada, debes de sacar los rodamientos de las ruedas para poder limpiarlos a fondo y no empeorar las cosas.

Segundo: Antes de aplicar cualquier aceite o liquido lubricante, tienes que limpiar la suciedad acumulada en forma de polvo, mugre o posible aceite usado que tengan. Suele quedarse como una pasta negra. Para ello, puedes coger un trapo que vayas a tirar, con papel de cocina o servilletas. Recuerda, siempre en seco.

Tercero: Para los rodamientos que incluyan una chapa de plástico, puedes desmontarla con un clip o con la punta de un compás para posteriormente lubricar las pequeñas bolas de acero o cerámica que tienen en su interior. Los rodamientos con chapa metálica es mejor no tocarlos  ya que es posible que estén sellados y podemos romper la estanqueidad.

Cuarto: Antes de utilizar cualquier producto intenta limpiar al máximo el interior del rodamiento soplando o con un cepillo que pueda rascar mejor la suciedad para dejar la superficie lo más limpia posible.

Quinto: Si notas que el rodamiento va muy lento o le cuesta mucho girar cerciórate de que no esté doblado o con un posible golpe. Ahora es el momento de poder lubricarlos y existen varios métodos: puedes utilizar líquidos especiales para rodamientos de skate, aunque también hay métodos caseros, como limpiarlos en un pequeño recipiente con unas gotas de gasolina, o directamente echarle el típico 3 en 1 de toda la vida.

Sexto: Si has lubricado tus rodamientos este punto es importantísimo. Deja secar durante al menos un par de horas los rodamientos y antes de montarlos, dale unas cuantas vueltas con los dedos para secar todo el aceite sobrante. Así evitaremos que en cuanto vuelvan a rodar y el polvo se impregne, se te vuelva a crear esa pasta que tanto perjudica.

Sólo queda montar de nuevo los rodamientos en el interior de las ruedas, ponerlas en los ejes y a ripar. Eso sí, evita siempre los charcos, no dejes el skate en lugares húmedos cuando no lo utilices y así alargarás su vida.

Ya sabes, ¡limpia tus rodamientos y disfruta de tu skate!

Nunca trates de echarle aceites ni líquidos lubricantes sin antes quitar el polvo y la suciedad.